Lunes, 24 Julio 2017 01:43

Amigos, chocolate y una cálida reunión

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Los participantes pasaron un buen momento. Los participantes pasaron un buen momento.

La Federación de Jubilados celebró anticipado el Día del Amigo. Risas, anécdotas, cosas ricas para comer y un chocolate caliente para combatir el frío hicieron de la sede de la Federación de Jubilados y Pensionados de la Provincia de Entre Ríos un lugar cálido y acogedor en la pasada tarde del miércoles, previo al Día del Amigo. En esta nota alusiva al día de la amistad, ABZ muestra que todos festejan este día aún en anticipado. 

 

La Federación de Jubilados y Pensionados de la Provincia de Entre Ríos celebró junto a miembros de la Comisión Directiva, de la asociación y otros invitados, el día de la amistad un día antes, con una merienda que tuvo lugar en el edificio ubicado en calle Belgrano al 127. 

Su presidente, la señora Lía Zubielqui, encabezó el festejo, recibió y atendió a los 15 presentes quienes, en una sala del edificio, se dedicaron a pasar un buen momento. “Solemos hacer algo todos los años para celebrar esta fecha tan especial, pero es algo un poco más íntimo, más familiar, más para disfrutar entre nosotros”, explicó la señora Lía a ABZ en una charla especial, “Muchos de los concurrentes les pedimos que trajeran un amigo o amiga para que podamos festejar entre todos”.

Para acompañar la amena charla, cuya temática variaba desde tópicos relacionados con la Federación, el pasado, el presente, el futuro e incluso consejos de jardinería, la Federación atendió a sus comensales de forma excepcional con exquisiteces dulces (galletitas para todos los gustos, scones, palmeritas, piononos y otras masitas finas) y saladas (sándwiches y bizcochos). Coronaron la finalización de una tarde perfecta de merienda con un generoso trozo de torta degustada junto con una taza de chocolate caliente, perfecto para hacerle frente a la ola polar que está atravesando nuestra ciudad. Todas estas delicias fueron servidas simpática y atentamente por Alma y Marcela, staff del servicio de la asociación quienes, entre risas y charlas, atendieron a los invitados de forma muy amable, evitando siempre que las tazas estuvieran vacías de chocolate y que no faltara ni una sola masita en los platos de sus comensales quienes quedaron satisfechos, dejándolo claro con la conocida frase “Panza llena, corazón contento”, dijo uno de los miembros de la Comisión Directiva, provocando la risa de los invitados. 

El encuentro tuvo su pizca de emoción cuando una de las socias, antes de finalizar la jornada, leyó frente a todos una bellísima poesía, referida a las cosas cotidianas de la vida, entre ellas, la amistad. La misma cautivó a todos los asistentes, incluida la señora Lía, quien aplaudió con un vigor que, se notaba, le había llenado el alma hasta la última palabra.

Para finalizar con la tarde tan amena, la preciosa charla y siguiendo la línea dulce que caracterizó a la velada, la señora presidente entregó con mucha amabilidad un pequeño recuerdo para, también, compartir a los amigos: una bolsa de golosinas, las cuales fueron recibidas con una gran sonrisa.

La amistad no conoce de edad, años, pensamientos, géneros, opiniones o procedencias. Es uno de los martillos que rompe con las barreras de la desigualdad, la indiferencia. Un amigo hace de la persona un ser desinteresado, solidario, con quien también se comparten los momentos más importantes de la vida de uno, tanto buenos como malos. “Un amigo es una luz” dice la famosa canción. Entre los amigos de la Federación de Jubilados y Pensionados de la Provincia de Entre Ríos, el dicho no hace excepción a estos grandes amigos que se reencontraron para recordar, para emocionarse, reír y, quién sabe, tal vez un poco llorar por aquel pasado, por una juventud que quedó marcada por las tan típicas aventuras que suceden en la vida, de esas que enseñan a vivir más que cualquier otro libro. 

Como todo lo bueno en esta vida, las cosas llegan a su fin y eso sucedió con esta tarde que resultó inolvidable para estas personas que festejaron la amistad, un tesoro invaluable. Sin embargo, además del “gracias por todo”, no dijeron “adiós”, sino “hasta pronto”.

El lugar fue propicio para charlas. 

Antes de finalizar la jornada, una participante del encuentro leyó frente a todos una bellísima poesía. 

Lía Zubielqui entregando obsequios. 

Visto 45 veces
Fedra Venturini

Especial ABZ

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.