Martes, 21 Febrero 2017 14:37

De esgrima verbal, lenguas karatecas y trastorno obsesivo casanesco

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Pepe Cibrián Campoy defendió a Georgina Barbarrosa Pepe Cibrián Campoy defendió a Georgina Barbarrosa

¿Quién dijo que las redes sociales no pueden gestar un culebrón? Peleas recicladas, defensas acérrimas y promoción de marquesinas. El verano y Moria Casán tienen quien le escriba y Georgina Barbarossa un defensor: Pepe Cibrián Campoy.

 

 

El show debe continuar. Ella se asume como mito viviente. Y dice de él que es un pontificador tragador de bilis. Él sabe reírse de sí mismo: se comparó símil a Hebe de Bonafini tras una cirugía plástica y habla sin pelos en la lengua del cáncer de próstata. En el primer foro multidisciplinario sobre cáncer -del que participó el ministro de Salud de Entre Ríos, Ariel de la Rosa junto a eximios especialistas el año pasado en La Rural de Buenos Aires-, Pepe Cibrián Campoy instó a hablar de prevención “por un dedo en el culo”. Y hace unos días, el hombre que nació en Cuba del vientre de Ana María Campoy, defendió a Georgina Barbarrosa de un ataque virtual, cruento y vintage: salió al cruce de la mismísima Moria Casán. El quid de la cuestión. Los tiempos violentos tienen quien les escriba, podría haber sido el título de esta nota. Pero no. Las violencias asfixian y se debaten entre la literatura y la literalidad, con dudoso gusto. Las palabras en alto y en acto ganan la escena mediática. La cantinela se repite. Moria Casán, nombrada al nacer como Ana María Casanova, dice que se le cuelgan. Y ataca a troche y moche haciendo gala de una improbable esgrima verbal y lengua karateca.

 

DE VIEJA DATA. En 2009 Georgina Barbarossa criticó el desnudo que la autodenominada “One” protagonizó junto a su primogénita Sofía Gala Castiglione. Y ya entonces usaron munición pesada. Moria habló y mal del “Vasco” Lecuna, el fallecido esposo de la coprotagonista de “Lord”, el musical escrito y también actuado por Cibrián Campoy. Recientemente un juego televisivo, “Pasapalabra”, renovó la rencilla (con aires de reconciliación para los programas de chimentos) cuando Georgina y Sofía compartieron espacio. No sucedió el reencuentro y la contienda reciclada se mudó a Twitter y Facebook. Palabras, palabras, palabras Pepe le pidió a Barbarossa que se llame a silencio. Pero Georgina tuvo quien le escriba. Con un post en Facebook, el dramaturgo y actor comparó a la diva de los talk shows con el ser y la nada del mismísimo Jean Paul Sartre. Al cuarto día de febrero. Pepe no miente cuando dice “es una mujer mayor como yo”. Y subraya la crueldad del dato arrojado mediáticamente a los leones oportunos: el supuesto consumo de drogas de quien fue asesinado. Pepe escribe: “lo mediático pasará”. Posiblemente lo que más le dolió a MC fue una sentencia lapidaria: “Moria no pasará a la historia”. De ahí la furiosa respuesta casanesca. Pepe sabe decir. Dejó huellas con “Drácula” y su discurso en el Senado, a favor de la ley del matrimonio igualitario cosechó adeptos, detractores y aplausos. No obstante, muchos lectores esgrimieron la mala redacción del posteo facebookeano y la miscelánea de temas. Un zapping de lo que pasa: la pobreza, la bronca, la sorpresa y la desilusión argentas; la corrupción y “la enfermedad endémica que es nuestra justicia”. También la explicación de lo que piensa de la gestión cultural de su ex socio y no amigo, Ángel Mahler. “Generaciones han sido masacradas en el pensamiento por tantos gobiernos nefastos”, escribe ciertamente el hombre de los anillos. De alguna manera, con el texto en imprenta mayúscula.

 

PAN Y CIRCO. Cibrián Campoy grita verdades. Entre otras que “lo mediático es sin duda una gran tapadera social para no ver lo que sucede, una suerte de pan y circo pero sin pan”. Con su armadura de silicona, Casán vociferó parafraseando el discurso “Habla, marica”. Yo, Moria “Habla marica si quieres, con tu papada arrogante, que pese a todas tus huevadas, yo, La One, recoge el guante. Entraste como un caballo desbocado, ningún chongo te querrá probar ni siquiera como bocado, tal vez si te asumís como mediático, un ratico de goce tendrás, con tu pedido paparulo: que te dejen meter el dedo en el… numeral. Habla y calla marica, mejora tus olores y no tendrás más sinsabores, respeta más a las mujeres y no sabrás de desdenes, baja la misoginia, y encontrarás que te puedes dar el gusto de hacer de Virginia, ya que tanto anhelaste tu mujer en Priscilla, donde terminaste sin pena ni gloria, y ese rol tan por vos 'apapirado', se lo comió viva la gran Moria. Camina un poco la calle, bájate del escenario y sentirás que te quedarás sin aire, porque lo tuyo es el cuarto sombrío y oscuro, y lo mío, además de calle, cordón y vereda, es a todo darle duro. Tu Priscilla abandonaste, tu excusa fue inexplicable, tus juanetes te dolían, ser mujer no es tu arte. Ya marica me aburriste, andá a encerrarte en tu bulo, y aplícate tu consejo: ¡metete un dedo en el culo!”. Epílogo La guerra puede extenderse infinitamente en el ring de las redes sociales. De un lado el ego y del otro la sensibilidad. Con munición pesada o balas de salva, con más o menos palabras. Con o sin marquesinas. Aún es verano y la taquilla debe continuar. Vermouth con papas fritas y good show.

 

"Moria no hará historia", la frase que enfureció a Moria.

Visto 85 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.